La obligación de equipar una caja registradora con un software de caja registradora (por ejemplo, para peluquerías y salones de belleza), cumpliendo las normas de la certificación NF525, entró en vigor el 1 de enero de 2018. Esta medida se desarrolló para reforzar la lucha contra el fraude del IVA.

NF525 para evitar prácticas fraudulentas

Antes de la entrada en vigor del artículo 88 de la Ley de Finanzas de 2015, los contribuyentes del IVA que realizaban operaciones con no contribuyentes podían reducir significativamente su impuesto, aplicando determinadas técnicas.

 

El abandono de la entrada de la transacción de venta y la eliminación de la línea de boletos están en la lista de las prácticas fraudulentas más comunes. En muchos casos, los comerciantes también realizan eliminaciones de billetes pendientes, así como el abuso de la impresión de billetes en modo de prueba.

 

Con la entrada en vigor del artículo 88 de la Ley de Finanzas de 2015, el Estado quiere evitar la realización de cualquier práctica fraudulenta. Este texto impone la adquisición de programas informáticos que cumplan las estrictas normas de la certificación NF525.

 

A modo de información, el fraude al IVA genera pérdidas de entre 15.000 y 20.000 millones de euros en las arcas del Estado.

Los requisitos para la certificación NF525

Para obtener la certificación NF525, el software debe proporcionar protección óptima de los datos necesarios para las declaraciones de impuestos. Cualquier función que ofrezca la posibilidad de ocultar información en los tickets registrados debe ser eliminada.

 

Un sistema de caja certificada también debe permitir el seguimiento de las distintas operaciones realizadas por los usuarios y simplificar las intervenciones de las autoridades fiscales. Es necesario integrar en los programas funcionalidades que permitan restablecer rápidamente los datos de caja registrados, lo que acelerará cada control fiscal.

 

Por regla general, un sujeto pasivo debe presentar documentos de un organismo autorizado para demostrar la conformidad de su software de caja registradora durante una auditoría. No obstante, si el contribuyente no dispone de un programa informático certificado NF, puede presentar un certificado de conformidad del editor.

 

Cabe señalar que la presencia de un certificado no impide en absoluto que los agentes de la administración lleven a cabo los controles. Estos últimos proceden sistemáticamente a la evaluación del software. En caso de anomalía, aplican inmediatamente las sanciones previstas por la ley: una multa de 7.500 euros por cada sistema de caja registradora no conforme o una pena de tres años de prisión y una multa de 45.000 euros.

 

Para garantizar la conformidad de un sistema de caja registradora con las normas NF525, se aconseja encarecidamente recurrir principalmente a productos certificados por un organismo homologado como AFNOR. El software de caja registradora Merlin, desarrollado por Ikosoft, cuenta con la certificación NF525.

 

Artículos relacionados con la norma NF525:

Es imposible estar en proceso de certificación para su software de caja registradora
La certificación NF525 del software es obligatoria.
Software de caja registradora NF525 y seguridad de los datos
¿Cómo puedo saber si mi software de caja está certificado?

scrolltotop Défiler vers le haut